Por qué ya no voy a Dunkin’ Donuts

Para que mi estimado lector pueda entender la enormidad de mi desaliento, lo invito a rememorar conmigo una época no tan lejana, cuando era una pequeña pingüina en Punta Arenas, y aún no entendía la enormidad del mundo. Seguir leyendo

Anuncios