Video Juegos junto al Mar

Cuando era pequeña, uno de los mejores panoramas con mis hermanos era ir a “los juegos”, fuera la ciudad que fuera. Simplemente había algo mágico en las maquinitas con luces brillantes y sonidos atrayentes que hacía que volaran tanto las horas como el dinero.

Nunca imaginé que ahora de “adulta”, y paseando por la calle principal de Algarrobo, volvería a sentirme como niña otra vez. Seguir leyendo